Bienvenidos a Cinefantástico

Películas de Fantasía, Ciencia Ficción y Horror

Solo los amantes sobreviven

La depresión del vampiro

Mike Elizalde

Talento orgullosamente mexicano

domingo, 1 de enero de 2017

SANTO Y BLUE DEMON VS DRÁCULA Y EL HOMBRE LOBO (1973)


Inicio el año con el pie derecho y retomo la actividad en éste blog después de una breve ausencia, comentando una película de ese género (menospreciado por unos y adorado por otros) que en lo personal tanto me gusta: el cine de luchadores.

Santo y Blue Demon vs Drácula y el Hombre Lobo, cinta dirigida por Miguel M. Delgado, significó la sexta colaboración cinematográfica entre el plateado y el demonio azul. Sirvan de pretexto los abundantes momentos de humor involuntario para el comentario chacotero y falto de seriedad.


La película empieza con una lucha en tiempo real entre el Santo y el Angel Blanco. Es evidente que no se trata de una arena, sino de un ring montado en un estudio y nada más se escucha el griterío ¡Santo! ¡Santo! Incluso atrás se ve una pantalla azul. El director era un visionario quien supuso que, en un futuro lejano se podría colocar al público gracias a los gráficos en computadora, no hay otra explicación.

Mientras en los encordados los catorrazos están al dos por uno, en una caverna de formas rocosas hechas con papel estraza, el adefesio Eric (Wally Barrón) habla solo, revelando que Drácula (Aldo Monti) y el Hombre Lobo (Agustín Martínez Solares) volverán a la vida con la sangre de un descendiente de un tal mago Kristaldi, personaje encargado de enviarlos en otro tiempo directo y sin escalas al infierno. 


Por esas extrañas casualidades de la vida, Lina (Nubia Martí en su punto), la novia del enmascarado de plata, tiene parentezco con la familia Kristaldi. Ni tarda ni perezosa insiste que acudan al llamado de su tío (Jorge Mondragón). Obvio, Santo se cizca, no vaya a ser que ya lo quieran matrimoniar. Para su buena suerte, no se trata de eso. El vetarro profesor le da cuentas de una amenaza de muerte anónima, la cual además coincide -según él- con una carta de hace 4 siglos en donde se relata cómo su antepasado Kristaldi detuvo al vampiro y al hombre lobo. El Santo, Lina y su prima Laura (Ma. Eugenia San Martin, otra rubia de muy buen ver) intercambian miradas pensando ¿De cuál fumó el ruco?


El profesor les dice que para contrarrestar a los seres infernales confía en el poder de un puñal. Santo primero se siente aludido, luego cae en la cuenta de que no se refiere a él sino a una daga. Santo promete al profesor cuidar a su parentela si le sucediera algo, sin embargo, nada más le echa la sal, porque horas más tarde Eric lo secuestra. Se cumple la profecía y la sangre del profe resucita a Drácula y al hombre lobo (que parece oso de peluche con asma). 


Con el fin de vengarse de la familia Kristaldi, al hombre lobo se le ocurre convertirse en humano para ligarse a Laura. Santo que ya sabe que la policía no da una, busca la ayuda de su compadre Blue Demon, quien dicho sea de paso tampoco ayuda mucho. Rufus Rex - el hombre lobo- le paga a unos mafiosos para que secuestren a la rubia y él finja ser su salvador. A todo mundo ya se le olvidó que el viejo anda desaparecido. Laura anda volada por el tal Rufus y la película toma tintes de historieta romántica estilo María Isabel (conocido título de Lágrimas y Risas también llevado al cine).



Santo y Blue Demon se enfrascan en una batalla campal con los mafiosos contratados por Drácula. Rufus Rex al ver que los luchadores son más confiados que un inocente chamaco, los manda a la casa de Drácula. En ese lúgubre sitio, el profesor Kristaldi en calidad de muerto viviente se descuenta al Santo con la ayuda de Eric. Blue llega a tiempo y los malosos escapan. Los enmascarados juegan una partida de ajedrez para curarse el susto.


En otra escena, el director Miguel M. Delgado hace un... ¿homenaje? ¿parodia? ¡Vaya usted a saber! Al cine expresionista alemán; especificamente a la película Nosferatu (1922). Calca risible del clásico de Murnau. Un vampiro entra por la ventana y muerde a la rubia mientras se encuentra en brazos de Morfeo. Curioso que se trate del mismo actor que interpreta a Drácula en Santo y Blue Demon contra los monstruos (1970). Ironicamente, el momento provoca más risa que las películas que el mismo realizador hiciera con Cantinflas.


La dos muchachas, una convertida en vampira y la otra hipnotizada por Drácula, (junto a la hija de una ellas que a nadie le importa) van a la guarida del chupa-sangre ¡Sí! ¡Más de una hora chutándose este churro para que salgan con que todo lo anterior nos lo pudimos haber ahorrado!


Rescate suicida con musiquita dizque emocionante de Gustavo Carrión. Santo se avienta un tiro contra unos clones de Chewbacca (perdón, son hombres lobo), mientras que Blue que cobra menos por salir en la película es atrapado ¡Pobre Demon! ¡Santo siempre lo anda salvando!  


En la guarida de Drácula se arma un corredero con la clásica dotación de cachetadas guajoloteras. Los ídolos avientan a los lobos a una fosa llena de picos. Rufus se enfrenta a Demon, quien a todas luces también quiere hacer su luchita con Laura. La ineptitud del azul, por milésima vez, provoca que el Santo se cubra de gloria venciendo a ambos villanos.


La pesadilla termina. Santo se queda con Lina y Blue Demon...bueno...el pobre Blue Demon se va a su casita a descansar para luchar al otro día.

Blogcinefantastico.blogspot les desea un feliz año 2017.