Bienvenidos a Cinefantástico

Películas de Fantasía, Ciencia Ficción y Horror

Solo los amantes sobreviven

La depresión del vampiro

Mike Elizalde

Talento orgullosamente mexicano

domingo, 23 de abril de 2017

John Wick (2014)


A mediados de la década de los setenta, Charles Bronson con El vengador anónimo (y sus incontables secuelas) inauguró lo que a la postre se convertiría en un subgénero del cine de acción: el de los vengadores urbanos. El arquitecto Paul Kersey metido a vigilante nocturno por obra y gracia de unos malandros que mataron a su esposa en la primera entrega, confirmó en la secuela al ser atacada su hija, que lo suyo, lo suyo, era darle cuello a cuánto desgraciado encontrara fastidiando gente en las calles de Nueva York, Los Angeles, etc.

La fórmula simplona pero redituable, dio pie a que se realizaran una infinidad de imitaciones sobre todo en la década de los ochenta. Y es que, no se necesita ser un genio para escribir un guión tan elemental. Se elige una víctima que da igual si es la esposa, la novia, los hijos, el mejor amigo, o cualquiera que tenga un nexo sentimental con el personaje principal. Los villanos irrumpen en una casa, departamento, calle solitaria o donde usted guste y mande. Matan a la persona en cuestión y si el protagonista está presente lo dejan para el arrastre. Esto en los primeros diez minutos, la hora y media siguiente se llena con escenas de acción ilimitadas y listo.


Como era lógico, tanto pan con lo mismo llevó al hartazgo incluso a los espectadores menos exigentes y el arquetipo de antihéroe vengador cayó en desuso. No obstante, así como las modas van y vienen, los tópicos cinematográficos también y, desde hace unos años se ha intentado revitalizar el género con cintas como Búsqueda implacable (Taken) con Liam Neeson o Seeking justice con el infumable Nicholas Cage. La trilogía Taken cumple con el cometido de entretener, sin embargo, todo el tiempo se mantiene dentro de lo politicamente correcto, exactamente lo contrario a la película que a continuación resumo.

John Wick es un ex-asesino. Su esposa muere y le deja un perro. El hijo de un mafioso y sus secuaces se meten a su casa, roban su carro y lo peor, matan al perro. Wick armado hasta los dientes va a vengarse desatando una cadena de violencia.


¿Algo más que contar? Muy poco. Si acaso que la historia se desarrolla en un ambiente mal vibroso plagado de asesinos que se conocen entre sí y que viven en un mundo clandestino regidos por las mismas reglas. A diferencia de otra películas, no hay un policía siguiendo al vengador; al igual que en la vida real, las autoridades brillan por su ausencia o de plano prefieren ni meterse. Buen punto.


De argumento predecible y poco original pero no ausente de cierta gracia, John Wick tiene a su favor ser espectacular en el aspecto visual y con eso es suficiente para cumplir las expectativas de los fanáticos del cine de acción en su estado más puro. Es evidente que los directores Chad Stahelski y David Leitch, ambos con experiencia como dobles de riesgo e instructores de artes marciales, no se preocuparon mucho por el desempeño actoral de un Keanu Reeves que con su cara de palo está que ni mandado a hacer para el papel, acompañado por tres actores que dispuestos a hacer lo suyo facilitan las cosas, me refiero a Michael Nyqvist, Ian McShane y Willem Dafoe.  


En lo que realmente pusieron empeño los realizadores es en las coreografías. Las secuencias de acción están al nivel del mejor John Woo. No es que sea un sádico, pero una vez aceptado que el asunto no va más allá de ver a John Wick ir por doquier volando sesos, apuñalando, repartiendo puñetazos y patadas, dejando a su paso un reguero de cadáveres que harían parecer hermanitas de la caridad a Rambo,a James Bond y a Terminator, la anécdota se torna bastante entretenida.


Pongan su cerebro en off. No lloren cuando matan al perro (creo que es al único que no asesinan de a deveras), tampoco esperen una clase de histrionismo impartida por Keanu Reeves, él cumple bien con mantenerse en forma y lucirse a la hora de los catarrazos, es decir, en el 99% de la película. 


Explosiones, quebradero de huesos, muchísimos balazos, chicas guapas (no hay sexo, pero ni falta que hace) persecuciones automovilísticas y un buen soundtrack hacen de John Wick, una disfrutable película dominguera que cumple con creces su única pretensión, divertirnos un rato.

------------------------------
Cinefantástico los invita a disfrutar del mejor análisis del séptimo arte visitando 

http://cinescopia.com/ 

martes, 11 de abril de 2017

Mike Elizalde


Corre la década de los sesenta, el pequeño Mike se acomoda en la butaca y fija la vista en la gran pantalla casi sin parpadear. Frankenstein interpretado por Boris Karloff, hace acto de aparición arrancando el grito del público que se ha dado cita en el cine. A diferencia de los demás niños que cierran los ojos para no tener pesadillas por la noche, Mike se inclina en el asiento para observar con detalle cada parte del monstruo sintiendo una fascinación que perdura hasta la fecha. Desde aquellos días de infancia, descubre que su mayor deseo es formar parte de ese mundo fantástico que solo es posible dentro del cine.


Con una carrera de casi 30 años, en la que ha participado en más de 60 producciones, Mike Elizalde es considerado uno de los maquillistas y creadores de efectos especiales más reconocidos de Hollywood. Originario de Mazatlán, el sinaloense ha reconocido que, a pesar de vivir en los Estados Unidos desde los cinco años, nunca ha olvidado sus raíces mexicanas. 


Mike Elizalde logró un rápido ascenso como diseñador de maquillaje y escultor, además, es pionero en el campo de los animatronics (mecánismos robóticos creados para dar vida a personajes fantásticos). En 1994 creó Spectral Motion Inc., una de las tres compañías de mayor nivel en lo que a efectos especiales se refiere, compitiendo con empresas especializadas en generar solo imágenes por computadora.


Gracias a su enorme talento y a la colaboración con el también realizador mexicano, Guillermo del Toro, Elizalde ha sido nominado a varios premios como el Oscar y el Saturn Award, reconocimiento otorgado por la Academia Cinematográfica de Ficción, Fantasía y Horror de los Estados Unidos.

Publicado originalmente en Blog Biblioteca Vasconcelos (2016)
---------------------------------------------
blogcinefantástico los invita a disfrutar las mejores reseñas y análisis cinematográfico visitando

http://cinescopia.com/

domingo, 12 de marzo de 2017

SOLO LOS AMANTES SOBREVIVEN (2013)



Si usted querido lector, es uno de esos espectadores que gozan con el cine de vampiros clásico y el horror gótico, ésta película quizá no sea de su agrado. Si lo que esperan ver es una orgía de sangre y seres demoniacos decapitados o atravesados por una estaca, más vale buscar otro título. Y si de plano, lo suyo son los cazadores de vampiros estilo Blade o los Draculines cursilerones de Crepúsculo, ni hablar, tampoco considere la recomendación.


Sólo los amantes sobreviven escrita y dirigida por el cineasta neoyorquino Jim Jarmusch, se distingue por ser una obra que evita todos los convencionalismos y lugares comunes del cine vampírico. 

Aquella frase publicitaria de la película Los muchachos perdidos que hacía hincapié en las ventajas sobre la inmortalidad y en lo divertido que esto significaba, es puesta directamente en tela de juicio por Adam (Tom Hiddleston), el personaje masculino principal. Seamos honestos, la idea de no morir suena idílica, sino fuera por el inconveniente de que nuestro mundo cada día luce como el peor escenario para vivir, incluso siendo un vampiro. Adam se ve obligado a acudir al banco de sangre para comprar de manera ilegal su alimento y, evitar el riesgo de contagiarse con la sangre contaminada de una víctima que consuma drogas, alcohol o que tenga alguna enfermedad como el VIH. 


Hundido en una depresión que lo ha llevado a considerar suicidarse -con una bala de madera- Adam  lamenta la condición actual de la especie humana a la que se refiere como "zombie". Se ha perdido el interés por la ciencia y el arte. No existen personas con quien entablar una conversación inteligente como en antaño lo hiciera con Lord Byron, Mary Shelley, Nikola Tesla o Albert Einstein. Estamos ante el que quizá, sea el vampiro más intelectualoide del cine, uno cuyas pretenciones van más allá de andar mordiendo gente, por ejemplo, inmortalizar su obra musical cediéndola a otro (Schubert).


En contraparte está Eve (espectral Tilda Swinton) pareja sentimental de Adam; amante de los libros, el baile y las partidas de ajedrez, busca devolverle razones para vivir al colmilludo hipster empeñado en clavarse en cuanto trauma existencialista pasa por su mente. Pero cuando las aguas comienzan a calmarse, aparece en escena Ava (Mia Wasikowska), hermana menor de Eve y de ahora en adelante pesadilla de Adam, porque la vampirita resulta ser el pariente incomodo, una chava desmadrosa que deja en claro que también entre los seres de la noche se cuecen habas. 


Solo los amantes sobreviven cuenta con una excelente dirección artística, es un deleite visual para los admiradores de las imagenes poéticas. Favor de poner especial atención a la música de Sqürl, grupo del propio Jarmusch. Mención aparte merecen las actuaciones de Tilda Swinton y Tom Hiddleston. Confieso que tuve dudas acerca de la química que pudieran tener considerando que ella le lleva como veinte años, pero a fin de cuentas, ese detalle pasa desaparcibido. Completan el reparto los fallecidos actores John Hurt y Anton Yelchin. 


La película contiene escenas sangrientas y algo de humor negro, pero recalco, no es un relato de horror como tal. No esperen algún sobresalto. Jarmusch sabe que la figura del vampiro y su eterna presencia a través de los siglos, lo convierten en el perfecto testigo del auge artístico, científico y cultural alcanzado por la raza humana y por ende, en justo juez del posterior declive y paulitana descomposición de la misma.

Sobran las lecturas pero algo me queda claro, cuando estás obligado a cohabitar en un mundo poblado en su mayoría por zombis indiferentes a su propia ignorancia, el don de la inmortalidad es una verdadera maldición.

 -----------------------
blogcinefantástico los invita a disfrutar las mejores reseñas y análisis cinematográfico visitando

http://cinescopia.com/

domingo, 5 de marzo de 2017

TALES FROM THE DARK SIDE: THE MOVIE (1990)


Tales from the dark side fue un programa de TV transmitido en México a mediados de la década de los ochenta con el nombre de Historias del lado oscuro. En aquellos ayeres, su servidor con apenas unos 10 años de edad, ya se preciaba de ser un fanático de todo lo relacionado con la fantasía, el horror y la ciencia ficción. Entre mis series favoritas se encontraban La dimensión desconocida (The Twilight Zone), versión a color que presentó remakes de la original a blanco y negro realizada en los años sesenta y algunas historias nuevas de autores como Stephen King. Otra imperdible era Alfred Hitchcock presenta, que en la misma línea actualizaba los capítulos clásicos con el atractivo de tener como invitados a los actores del momento.

Como suele suceder, el éxito de ambos shows propició que surgieran programas que retomaron la misma fórmula. Así nació Historias del lado oscuro producida por el rey de los muertos vivientes George A. Romero, la cual desde mi punto de vista, fue una versión "modesta" de La dimensión desconocida. Mientras que la segunda contó con experimentados directores como William Friedkin, Joe Dante y Wes Craven, la primera tuvo que conformarse con darle oportunidad detrás de cámaras a un desconocido Tom Savini y a la novata Jodie Foster. En el renglón actoral sucedió lo mismo, los protagonistas eran actores y actrices segundones o en el mejor de los casos viejas glorias para nostalgia de nuestros padres y/o abuelos, tal fue el caso de Patrick Macnee y Darren McGavin.

Sin embargo, ese aire de cine Clase B caracterizado por efectos especiales y maquillaje chafa provocaba una curiosa morbosidad. A diferencia de La dimensión en donde varios capítulos tenían un final aleccionador u optimista, el lado oscuro no cedía a complacencias, era gore en la medida que lo permitía la censura de la época y hacía gala de un humor negro como el que veríamos años más tarde en Cuentos de la cripta (Tales from the cript). Por cierto, no es una coincidencia que compartan un título similar en inglés. Romero se inspiró en los comics de Tales from the cript publicados en los años 50 para filmar Creepshow, antecedente directo de Tales from the darkside, mientras que el productor y cineasta Walter Hill fue más lejos comprando los derechos de la historieta original.

En 1990 a dos años de ser transmitido el último capítulo por televisión y con el enterrador de la cripta en pleno apogeo, Paramount Pictures lanzó Tales from the darkside: The movie rebautizada en México como El gato infernal. Sinceramente no recuerdo haberla visto en cine, podría apostar a que llegó directamente al videoclub.

La película está integrada por tres relatos que un niño cuenta a su secuestradora (la mismísima Deborah Harry vocalista de Blondie), mientras ésta prepara el horno para echárselo -literalmente- al plato cual si fuera bruja moderna de Hansel y Gretel.

La primera historia "Lote 249", da cuenta de un estudiante universitario que recibe una entrega inusual: un sarcófago egipcio con momia incluida. Actualización de un relato corto de Sir Arthur Conan Doyle que se toma algunas licencias para ser más sangrienta al tiempo que humorística. Actúan Christian Slater, Steve Buscemi en un papel que le queda como anillo al dedo y Julianne Moore en su debut cinematográfico.


"El gato infernal" es la adaptación fiel de un cuento de Stephen King publicado en la antología Después de la medianoche, acerca de un asesino a sueldo contratado por un millonario lisiado, para matar a un inocente minino, tarea que no será tan fácil como parece. Protagoniza David Johansen, comediante salido de las filas de Saturday Night Live quien consigue uno de los papeles serios más logrados de su carrera. Para mi gusto es el mejor relato de los tres, lo que no resulta extraño siendo el guionista George A. Romero.


Cierra la trilogía "La promesa del amante", única historia escrita ex profeso para la película, sobre un artista plástico cuyo pacto siniestro con una gárgola, le trae beneficios hasta que se atreve a romper un juramento. La premisa no es mala y las escenas aportan algo de erotismo light a la cinta, por desgracia, aparece un monstruo cutre que le da al traste al final convirtiendo lo escalofriante en algo asqueroso. El ex-warrior James Remar y la negrita Rae Dawn Chong son la pareja estelar.



Considerada por algunos fanáticos como la tercera entrega NO oficial de Creepshow, Tales from the darkside: The movie es una antología que se deja ver como mera curiosidad para pasar un buen rato.
-----------------------------
blogcinefantastico los invita a visitar el mejor sitio de reseñas, crítica y análisis cinematográfico.

http://cinescopia.com/

domingo, 1 de enero de 2017

SANTO Y BLUE DEMON VS DRÁCULA Y EL HOMBRE LOBO (1973)


Inicio el año con el pie derecho y retomo la actividad en éste blog después de una breve ausencia, comentando una película de ese género (menospreciado por unos y adorado por otros) que en lo personal tanto me gusta: el cine de luchadores.

Santo y Blue Demon vs Drácula y el Hombre Lobo, cinta dirigida por Miguel M. Delgado, significó la sexta colaboración cinematográfica entre el plateado y el demonio azul. Sirvan de pretexto los abundantes momentos de humor involuntario para el comentario chacotero y falto de seriedad.


La película empieza con una lucha en tiempo real entre el Santo y el Angel Blanco. Es evidente que no se trata de una arena, sino de un ring montado en un estudio y nada más se escucha el griterío ¡Santo! ¡Santo! Incluso atrás se ve una pantalla azul. El director era un visionario quien supuso que, en un futuro lejano se podría colocar al público gracias a los gráficos en computadora, no hay otra explicación.

Mientras en los encordados los catorrazos están al dos por uno, en una caverna de formas rocosas hechas con papel estraza, el adefesio Eric (Wally Barrón) habla solo, revelando que Drácula (Aldo Monti) y el Hombre Lobo (Agustín Martínez Solares) volverán a la vida con la sangre de un descendiente de un tal mago Kristaldi, personaje encargado de enviarlos en otro tiempo directo y sin escalas al infierno. 


Por esas extrañas casualidades de la vida, Lina (Nubia Martí en su punto), la novia del enmascarado de plata, tiene parentezco con la familia Kristaldi. Ni tarda ni perezosa insiste que acudan al llamado de su tío (Jorge Mondragón). Obvio, Santo se cizca, no vaya a ser que ya lo quieran matrimoniar. Para su buena suerte, no se trata de eso. El vetarro profesor le da cuentas de una amenaza de muerte anónima, la cual además coincide -según él- con una carta de hace 4 siglos en donde se relata cómo su antepasado Kristaldi detuvo al vampiro y al hombre lobo. El Santo, Lina y su prima Laura (Ma. Eugenia San Martin, otra rubia de muy buen ver) intercambian miradas pensando ¿De cuál fumó el ruco?


El profesor les dice que para contrarrestar a los seres infernales confía en el poder de un puñal. Santo primero se siente aludido, luego cae en la cuenta de que no se refiere a él sino a una daga. Santo promete al profesor cuidar a su parentela si le sucediera algo, sin embargo, nada más le echa la sal, porque horas más tarde Eric lo secuestra. Se cumple la profecía y la sangre del profe resucita a Drácula y al hombre lobo (que parece oso de peluche con asma). 


Con el fin de vengarse de la familia Kristaldi, al hombre lobo se le ocurre convertirse en humano para ligarse a Laura. Santo que ya sabe que la policía no da una, busca la ayuda de su compadre Blue Demon, quien dicho sea de paso tampoco ayuda mucho. Rufus Rex - el hombre lobo- le paga a unos mafiosos para que secuestren a la rubia y él finja ser su salvador. A todo mundo ya se le olvidó que el viejo anda desaparecido. Laura anda volada por el tal Rufus y la película toma tintes de historieta romántica estilo María Isabel (conocido título de Lágrimas y Risas también llevado al cine).



Santo y Blue Demon se enfrascan en una batalla campal con los mafiosos contratados por Drácula. Rufus Rex al ver que los luchadores son más confiados que un inocente chamaco, los manda a la casa de Drácula. En ese lúgubre sitio, el profesor Kristaldi en calidad de muerto viviente se descuenta al Santo con la ayuda de Eric. Blue llega a tiempo y los malosos escapan. Los enmascarados juegan una partida de ajedrez para curarse el susto.


En otra escena, el director Miguel M. Delgado hace un... ¿homenaje? ¿parodia? ¡Vaya usted a saber! Al cine expresionista alemán; especificamente a la película Nosferatu (1922). Calca risible del clásico de Murnau. Un vampiro entra por la ventana y muerde a la rubia mientras se encuentra en brazos de Morfeo. Curioso que se trate del mismo actor que interpreta a Drácula en Santo y Blue Demon contra los monstruos (1970). Ironicamente, el momento provoca más risa que las películas que el mismo realizador hiciera con Cantinflas.


La dos muchachas, una convertida en vampira y la otra hipnotizada por Drácula, (junto a la hija de una ellas que a nadie le importa) van a la guarida del chupa-sangre ¡Sí! ¡Más de una hora chutándose este churro para que salgan con que todo lo anterior nos lo pudimos haber ahorrado!


Rescate suicida con musiquita dizque emocionante de Gustavo Carrión. Santo se avienta un tiro contra unos clones de Chewbacca (perdón, son hombres lobo), mientras que Blue que cobra menos por salir en la película es atrapado ¡Pobre Demon! ¡Santo siempre lo anda salvando!  


En la guarida de Drácula se arma un corredero con la clásica dotación de cachetadas guajoloteras. Los ídolos avientan a los lobos a una fosa llena de picos. Rufus se enfrenta a Demon, quien a todas luces también quiere hacer su luchita con Laura. La ineptitud del azul, por milésima vez, provoca que el Santo se cubra de gloria venciendo a ambos villanos.


La pesadilla termina. Santo se queda con Lina y Blue Demon...bueno...el pobre Blue Demon se va a su casita a descansar para luchar al otro día.

Blogcinefantastico.blogspot les desea un feliz año 2017.