Bienvenidos a Cinefantástico

Películas de Fantasía, Ciencia Ficción y Horror

Solo los amantes sobreviven

La depresión del vampiro

Mike Elizalde

Talento orgullosamente mexicano

domingo, 1 de noviembre de 2015

HOWL (2015)


Joe ha tenido un mal día, no ganó la promoción para convertirse en supervisor del tren por lo que, tendrá que seguir siendo el guardia, labor que no va más allá de recoger los boletos y abrir las puertas. Tampoco logró invitar a salir a una compañera y por lo visto, es un chaval al que ni siquiera los pasajeros le hacen el menor caso. Pero lo peor está por venir cuando el tren sufra una avería y se quede detenido en medio del bosque en plena noche de luna llena.

Después de ver hace unos meses el trailer y leer que la película británica Howl ganaba buenas críticas en los festivales en los que se iba presentando, me dispuse a verla de inmediato en cuanto me fue posible localizarla. Puedo decir que con respecto a lo anterior me siento engañado, no así, a lo concerniente a la publicidad de la película que citaba "De los creadores de los efectos especiales de La dama de negro y El descenso". Y sí, ni hablar, es evidente que Paul Hyett es maquillista y no director. Lástima que teniendo una anécdota simple pero con elementos suficientes para pasar una buena hora y media de sustos, tripas y sobresaltos, los guionistas le den más importancia a las conversaciones de los pasajeros (un elenco en el que de todos no se hace uno), a su relación de empatía y antipatía y, a su problemática personal que no lleva a nada, olvidándose de lo que verdaderamente interesa al espectador: ver cómo son devorados uno por uno a merced de los licántropos que, en teoría deberían ser los protagonistas, pero que a falta de ritmo en la narración atacan cada veinte minutos.

Howl en el nombre lleva la penitencia pues nos remite al clásico ochentero The Howling (1981) de Joe Dante, obra clave del cine de hombres lobo junto a Un hombre lobo americano en Londres (1981) de John Landis, y caramba si desde el título no aporta nada al subgénero, mínimo debería dignificar la figura de un monstruo que a últimas fechas ha sido caricaturizado en cintas como la saga Crepúsculo. Pero ni eso consigue, porque más que la fealdad de la criatura, lo que aterra es la torpeza con la que ataca, en verdad que dan ganas de mandar a estos lobos a que tomen un curso express con algún anarquista experto en vandalismo. Por citar un ejemplo, cómo es posible que rompan una ventana por donde cabe una persona y no se les ocurra entrar por ahí mismo, prefiriendo perder el tiempo tratando de abrir las puertas a empujones. O cómo teniendo un físico de luchador se los surtan dándoles pamba china.


Ahora bien, los efectos especiales a los que tanto se hace alusión, están aceptables dentro de los parámetros del cine B, no están de risa loca como los de La loba (1965) pero tampoco tienen el nivel de Rick Baker.

En fin, recomendable para los amantes de las películas del Syfy channel, yo prefiero una de El Santo.
--------------------------------------------------------
Cinefantastico agradece el patrocinio de Películas de Terror.

jueves, 8 de octubre de 2015

LOS HUESPEDES (2015)

Pareciera ser que hay una consigna o un acuerdo entre una gran cantidad de críticos para no poner en evidencia la falta de creatividad de un M. Night Shyamalan que no levanta ni recurriendo a otras formas de filmación, ahora regresa con el ya multi socorrido found footage o metraje encontrado. Siendo éste genero uno de los que menos me gusta, debo reconocer que el director hindú tiene la habilidad para generar situaciones más inquietantes que las vistas en películas como las de la franquicia Actividad paranormal, sin contar además con un alarde de efectos especiales. Pero eso tampoco significa que seamos testigos del resurgimiento del  otrora autor de El sexto sentido (1999), y es que, ahora resulta que hay que alabar una producción por el simple hecho de haberse realizado con menos de 5 millones de dolares. Si disponer de poco dinero hace de Shyamalan un genio, entonces habría que elevar al mexicano Carlos Enrique Taboada (Hasta el viento tiene miedo, El libro de piedra, etc) al nivel de semi-dios.


Al igual que en La aldea (2004), Shyamalan nos transporta a uno de esos lugares alejados del mundo moderno (aunque curiosamente si hay internet) para contarnos la historia de dos hermanos adolescentes que visitan a sus abuelos, una pareja de ancianos que no conocen y a quienes hubieran preferido no ver ni en pintura. 

Anécdota con reminiscencias de Hansel y Gretel, que pudo haberse filmado de manera convencional ahorrándose algunos momentos bochornosos como los del chamaco haciéndose el gracioso mientras rapea. Cuento al que si le quitan media hora de duración, bien podría convertirse en un buen capítulo televisivo de Alfred Hitchcock presenta. Sin embargo, Shyamalan encuentra en él mismo a su peor enemigo, porque como dice el viejo dicho "Haz fama y échate a dormir", ya nos acostumbró a apelar al mismo recurso: una trama engañosa al principio para dar una vuelta de tuerca al final, que a éstas alturas difícilmente sorprende a quien haya visto una considerable cantidad de cintas de horror o tenga un mínimo de intuición. 


Recomendable solo para incondicionales del director. 

miércoles, 7 de octubre de 2015

SANTO VS LAS LOBAS (1972)


Una rubia deambula en la noche por un antiguo edificio, ahí es sorprendida por un grupo de hombres y mujeres que al parecer llevan una buena cantidad de meses sin afeitarse. Una de esas féminas lobas anuncia la llegada de la primera luna que significa el fin de los seres humanos. Acto seguido y por lo que -medio- se puede entender, hay un intercambio corporeo entre la joven y la vieja peluda. Nada que no hayamos visto en otras películas del plateado en las que las reencarnaciones y los resucitados están a la orden del día.

¿Y a quién acudir en estos casos? Por supuesto que al hombre cuya máscara está del lado de la justicia ¡Santo el enmascarado de plata! (ésta vez acompañado de su apoderado el pelón Carlitos Suárez). Lo curioso al inicio de la aventura que nos atañe, es que al enterarse de que unos licántropos son los enemigos a vencer, Santo piensa que le están tomando el pelo, le da un ataque de Alzheimer y se olvida que en títulos anteriores ya había enfrentado a hombres lobo como en Santo y Blue Demon contra los monstruos (1970).



Está vez Jaime Jiménez Pons y Rubén Galindo se unen para dirigir una película en la que las situaciones no concatenan de ninguna forma, al grado de que el espectador más familiarizado con el cine de luchadores, termina extrañando al también infame realizador Alfredo B. Crevenna.

Mujeres lobos que se convierten en monstruos colmilludos con mucho pelo en la cara pero con unos cuerpazos de antología (sin vello, claro está). Pueblerinos que asustados por los eventos sobrenaturales recientes, se desquitan con Santo y Carlitos sin deberla ni temerla. Muchachonas acudiendo a velorios en minifaldas de miedo. Un tal Dr. César Harker (Rodolfo de Anda disfrazado de burócrata), cuyo apellido remite al personaje principal de la novela Drácula de Bram Stoker; porque cabe resaltar que los guionistas ignorantes de los orígenes del hombre lobo, no se complican y nos presentan a éstas criaturas como si fueran vampiros provenientes de Transilvania y cuyo líder (Jorge Russek) duerme en un ataúd. Baile para el lucimiento de Carlitos, que termina en pleito de vecindad cuando los invitados se transforman en lobos, para luego recobrar su forma humana gracias a unas disolvencias más añejas que las de The wolfman (1941).



Desenlace con filtro en rojo en el que apenas se distinguen las siluetas de héroe y villano inaugurando lo que podríamos denominar el género jaloneo-corretiza-western.

Toma nota Alex de la Iglesia, toma nota si en verdad quieres dirigir una película de nuestro enmascarado.

-----------------------------------
Cinefantástico agradece el patrocinio de Películas de Terror.

sábado, 29 de agosto de 2015

BLOOD FREAK (1972)


Un motociclista llamado Herschell (guiño a Herschell Gordon Lewis, director conocido como el creador del subgénero gore)  acompaña a una chica a su casa después de que su auto se ha descompuesto en la calle. Al llegar se encuentran con que la hermana ha organizado una orgía-light donde los invitados fuman marihuana y viajan vía LSD. Así da inicio una chocante y bizarra historia de horror atiborrada de mensajes cristianos. Por un lado tenemos a la santurrona Angel (santa, santa pero con shortcito seductor) y por el otro a la pecaminosa y no menos buenona Ann, quien al ser despreciada por el moralista Herschell, se venga volviéndolo un adicto; para ello basta con obligarlo a fumar un cigarrito de LSD. Pero antes de que eso suceda, Angel y Hershell citan algunas frases bíblicas y moralistas en medio de uno hippies rucos que están demasiado pasados para hacerles caso. El protagonista con look de Elvis Presley-Michael Landon en Camino al cielo, sucumbe ante los encantos de Ann al tiempo que por recomendación de Angel consigue un empleo en una granja de aves de corral. A cambio de un dinerito extra, Herschell es convencido por un profesor loco para que consuma carne de pavo químicamente alterada. Más tarde, la combinación de estupefacientes y las pechugas transgénicas lo transforman en un hombre pavo asesino. 

Cuando termino de ver películas como Blood Freak me viene a la mente una idea: Deberían prohibir que cualquier persona se ponga detrás de una cámara cinematográfica, más cuando se trata de hacerlo con fines comerciales, aunque eso pueda considerarse un atentado contra la libertad de expresión. Bueno, quizá exagero, pero es que productos como éste no hacen más que contribuir a que los detractores del cine sostengan la teoría de que no se trata de un arte persé. Bodrio infame que por la baja calidad que muestra desde el inicio, hace suponer que estamos ante un ejemplo del llamado  género de explotación surgido en los años setenta, cuyas características principales son la violencia extrema, los desnudos y el gore, pero...¡No! Eso por lo menos ofrecería un mínimo de interés. 


Como ya lo mencioné, Blood Freak también conocida como Fenómenos sangrientos, se trata de un filme cristiano en contra del uso de estupefacientes, quizá con buenas intenciones, pero realizado con una torpeza inusitada. Los actores más chafas que jamás haya visto, a lo que se suma la participación del director Brad F. Grinter como narrador interrumpiendo  la historia para aventarnos sus impresiones  (irritante resulta ver que agacha la mirada para leer su discurso). Musiquita que va acorde con un sonido deficiente que sube y baja ¡Se escucha la voz del director cuando dice "Acción"! Gritos reciclados y audio desfasado.


No se puede ni siquiera hablar de recursos narrativos ni de técnicas visuales porque simplemente son inexistentes. Abundan los fundidos a negro sin sentido, como si el director no fuera capaz de filmar más de cinco minutos sin hacer un corte para regresar al mismo sitio donde nos dejó. Desconcertante.

Y aún hay más, el mentado hombre pavo asesino ¡Dios, perdona a estos cineastas cristianos que no saben lo que hacen! Mascarita de cartón que parece la creación de un niño de preescolar, con todo respeto para ese niño. Sangre cortesía pinturas Vinci. Muertas que parpadean, viejos que se aguantan la risa. Suena divertido, pero no lo es.

En resumen, la peor película que he visto en mi vida. 
------------------------------
Cinefantástico agradece el patrocinio de Películas de Terror.

sábado, 25 de julio de 2015

EL DÍA DE LA BESTIA (1995)


La segunda película del director ibérico Álex de la Iglesia, es una comedia de humor negro anti solemne, cargada de mala leche, violencia con tintes gore e irreverencia, que explota uno de los temas más recurrentes de la cinematografía de fines del siglo XX: El fin del mundo.


Situada en una Madrid sumida en la anarquía y los conflictos sociales, la trama sigue al padre Ángel Berritúa (Alex Angulo) en su cruzada por encontrar al mismísimo Belcebú, a quien supone habrá de contactar si él mismo comete los delitos más graves. La razón de tan cuestionable como disparatado plan, según el también catedrático de teología, es venderle su alma al diablo y así salvar a la humanidad, una vez que ha descifrado que el anticristo nacerá en algún sitio de la capital española el 25 de diciembre de 1995, iniciando así el apocalipsis. 


Para tal empresa pedirá la ayuda de José María (Santiago Segura) encargado de una tienda de discos y fan del heavy metal, quien presume para algo ha de servirle; afortunada burla del realizador hacia los que se empeñan en relacionar el rock con el satanismo y/o viceversa. Por si fuera poco, el religioso también va en la búsqueda de Ennio Lombardi mejor conocido como el Profesor Cavan (Armando de Razz), presentador de un programa de ciencias ocultas y esoterismo, idea que me remitió de inmediato a la cinta ochentera Fright Night (ver mi comentario aquí). Escépticos tanto el metalero como el charlatán televisivo ante la insistencia del padre quien, no tiene empacho en romperle la crisma, aventar por las escaleras o disparar a quemarropa al que se interponga en sus planes, terminan por ceder y aceptar de mala gana hacer un ritual para convocar a Satanás. 


Tras la aparición del diablo en forma de macho cabrío y la imposibilidad de llegar a un trato con él, se presentan una serie de incidentes alocados que sirven como pretexto para parodiar las convenciones del cine satánico, la televisión amarillista y -por supuesto- en mayor medida las tradiciones católicas.

Interesante en su planteamiento inicial y siendo para mi gusto la primera hora lo mejor, la película flojea un poco durante la segunda mitad antes de que el padre comience a recibir las señales "divinas" y no me refiero a que De la Iglesia reduzca la intensidad porque en ese sentido mantiene el ritmo trepidante en todo el metraje, más bien quiero decir que, la parte cómica ya no es tan ingeniosa como al principio, y entre tanto balazo, golpes y persecuciones, el desenlace se torna algo confuso. A resaltar los aceptables efectos especiales y la diabólica banda sonora.
--------------------------------------------------------
Cinefantástico agradece el patrocinio de Películas de Terror.


domingo, 5 de julio de 2015

JURASSIC WORLD (2015)

Tuvieron que pasar 18 años para que los dinosaurios de Steven Spielberg regresaran a la pantalla grande, ahora bajo la dirección del Colin Trevorrow quien, por cierto, no tuvo que romperse mucho la cabeza ya que Jurassic World es más de lo mismo. Y es que, en honor a la verdad, la premisa de los gigantes prehistóricos que conocimos en la primera parte no daba para más, una vez explicado cómo es que pudieron regresarlos a la vida en pleno siglo XX, todo estaba dicho. 

¿Qué podrían contarnos de nuevo? ¿Qué los dinosaurios cada vez son más inteligentes? Eso ya lo sabíamos ¿Qué se pierden los chamacos y hay que rescatarlos? Eso tampoco es novedad ¿Qué hay un maloso que quiere utilizar a los criaturas para fines bélicos? Es un Deja Vú o eso también ya pasó.


Pues bien, aquí la única novedad es que Jurassic Park ahora convertido en Jurassic World, ya está abierto al público como cualquier parque temático, una especie de Disneylandia hecho y derecho, no importa que todavía exista el recuerdo de los trágicos sucesos de las películas anteriores, después de todo con dinero baila el perro o en éste caso, el tiranosaurio. Visitantes y personas que laboran en él, ya ven a los dinosaurios como animales comunes de un zoológico. Sus laboratorios, ahora no solo son criadero de especies prehistóricas sino que, además han desarrollado avances científicos que permiten engendrar seres híbridos. Mi gran duda es ¿Cómo son capaces de lograr algo tan maravilloso y no pueden con ese alarde de tecnología crear un dispositivo de seguridad confiable? 


En fin, como siempre he dicho, para disfrutar ésta clase de cintas domingueras, hay que dar toda clase de libertades y licencias a los guionistas. Si los dinosaurios no se escaparan con la facilidad con la que se sale el gato de la casa, no habría historia que contar, efectos especiales que admirar, paisajes majestuosos que ver, ni momentos aptos para la risa nerviosa o la exclamación que le venga en gana al espectador. Lo mismo pasa con otras situaciones absurdas; sí, me refiero a correr con tacones o a manejar una motocicleta en plena jungla como si el piso estuviera liso, cuando en las tomas abiertas se observa que hay un sinfín de troncos y plantas atravesadas en el camino. Pero bueno, todo sea en pro de pasar un rato de sano entretenimiento (hablando de sano, da gusto ver que los monstruos ésta vez si se alimentan como Dios manda, muy bueno el festín de los pterodáctilos).


Poco hay que decir de los personajes y sus respectivas relaciones, la clásica y trillada historia de la familia (en este caso, tía y sobrinos) que reencuentra la unificación y fortalece los lazos sentimentales en medio de una situación de vida o muerte. Niños spielberianos a los que prefiero ver gritando cuando los velociraptors les pisan los talones, que aguantarlos en las insufribles escenas sentimentaloides. Romanticismo a la antigua entre el muchacho chicho (Chris Pratt) y la bella Bryce Dallas Howard, cuya habilidad para no perder el estilo y glamour parece haber sido heredado de Megan Fox en Transformers (2007) y Naomi Watts en King Kong (2005).


Jurassic World compensa una anécdota mínima con muy buenos momentos de acción, con efectos que como es lógico llegan a superar a sus antecesoras. Película que rinde homenaje a la trilogía original con múltiples referencias (Fenomenal escuchar otra vez la partitura original de John Williams). Para pasar el rato está bien, pero una quinta entrega -por lo menos para mi- ya no viene al caso.
----------------------------------
Cinefantástico agradece el patrocinio de Películas de Terror.

sábado, 27 de junio de 2015

ANÓNIMO MORTAL (1972)

"Ha llegado su turno de morir, usted mismo se condenó".

Así versa el enigmático anónimo que varios empresarios extranjeros de reputación intachable han recibido. Tras el asesinato de dos de ellos, el tercero busca la ayuda de la única persona que -a su decir- puede salvarlo: El Santo.

Santo en compañía de sus chistoretes asistentes Pablo (Gregorio Cazals) e Ivette (Tere Velázquez), cual si fueran el equipo de Misión Imposible investigan la conexión entre los asesinatos, sin embargo, no pueden evitar la muerte del tercer amenazado. Pablo descubre que las víctimas son alemanes que testificaron en contra de un líder nazi después de la Segunda Guerra Mundial, por lo que ahora el partido de la cruz gamada busca venganza.

Película dirigida por el también actor italiano Aldo Monti quien, con frecuencia interpretó al Conde Drácula en otras cintas del enmascarado de plata. Intento de cine de espionaje con guión de Carlos Enrique Taboada, quien se toma tan en serio el asunto que por momentos el espectador olvida que se trata de una cinta de luchadores y es que, a diferencia de otras aventuras en donde los villanos pertenecen a organizaciones terroristas ficticias, en Anónimo mortal, se habla -aunque sea de forma escueta y muy elemental- del renacimiento del nazismo en los países latinoamericanos, tema poco recurrente en el cine mexicano. 

Los diálogos también resultan interesantes ya que apelan más a la verosimilitud que a la fantasía. Se hace referencia a un juicio contra la jerarquía nazi (se entiende que es el de Nuremberg) y no se rompe el ritmo ni la intriga introduciendo números musicales, ni luchas en la arena que no vengan al caso. Sin embargo, estos detalles solo consiguen que en la primera mitad, la figura de El Santo quede reducida a la de oyente, un personaje tan gris como el traje que usa, quien se limita a repetir que "algo intuye".


Para fortuna de los que buscan el entretenimiento fácil -tan válido como necesario- la última media hora, Taboada y Monti se alivianan un poco y recuperan la esencia del héroe, enfrentándolo a un cuarteto de nazis chaparros y morenos que no dan pie con bola y a los que basta darles un par de cachetadas para que se aquieten. Música emocionante para acompañar la persecusión del malo dentro de un bunker. Cazals también empleando los puños. Y lo mejor, las curvilíneas Sasha Montenegro y Tere Velázquez corriendo de un lado a otro. 

Final en el que Taboada vuelve a remitirse a las clases de historia universal, solo que en su versión, el líder nazi no opta por suicidarse ante la inminente derrota frente al ejército rojo, sino por el miedo a un mexicano con máscara plateada.
-------------------------------------------
Cinefantastico agradece el patrocinio de Películas de Terror

sábado, 6 de junio de 2015

LOS GOONIES (1985) Trailer

Su servidor contaba apenas con nueve años -por lo que no puedo evitar que me invada la nostalgia- cuando fue estrenada la película Los Goonies, fantástica producción de Steven Spielberg (Amblin Entertainment) dirigida por el responsable de llevar a la pantalla grande otra de mis cintas favoritas, Superman (1978), por supuesto me refiero a Richard Donner.

Con guión de Chris Columbus, a partir de una idea original del propio Spielberg, Los Goonies cuenta la historia de un grupo de graciosos chavales que se lanzan a la búsqueda de un tesoro, después de encontrar un antiguo mapa. Homenaje al cine de piratas con una dosis de buen humor, mucho relajo, y un encanto inolvidable que, por méritos propios la coloca en la lista de las mejores cintas de aventuras realizadas en aquel lejano pero fructífero año 1985. 

Protagonizan un elenco de caras conocidas que veríamos en otros títulos significativos del cine fantástico: Sean Astin (El señor de los anillos), Corey Feldman (Los muchachos perdidos), Josh Brolin (Mimic), y Jonathan Ke Quan (Indiana Jones y el templo de la perdición), entre otros.

Celebrando el 30 aniversario de Los Goonies, compartimos el trailer.
--------------------------
Blog Cinefantástico agradece el patrocinio de Películas de Terror.

martes, 2 de junio de 2015

SANTO VS LA HIJA DE FRANKENSTEIN (1972)


¡Por fin! Después de más de una década emocionando al respetable y aplicando llaves y candados a cuánto maloso despreciable atente contra la humanidad, queda revelado el secreto de El Santo. No, no vayan a pensar que me refiero a la incógnita sobre su identidad, sino al motivo por el que goza de esa fortaleza que lo coloca por encima de los demás mortales. Según lo que devela en el prólogo de tan ilustre producción, la Dra. Freda Frankenstein (Gina Romand, ahora elevada a primera actriz no por histrionismo si no por chochez), el enmascarado de plata, tiene un componente en la sangre que hace que su piel se regenere en cuestión de segundos. Al ser cuestionada por el Dr. Yanko (Roberto Cañedo con tinte de Garnier), acerca de la veracidad de esa hipótesis, la Dra. Freda asegura que ella misma ha creado una fórmula para mantenerse joven con la sangre de El Santo, la cual obtuvo cuando después de una lucha aprovechó para limpiarle la nariz ensangrentada al héroe con un pañuelo. Cómo ésta "brillante" explicación, nos encontramos con otras tantas que pretenden darle a la cinta un carácter de seudo-ciencia ficción más que de horror, fallando en ese cometido pero logrando exquisitos momentos de humor involuntario que serían la envidia de Abbott y Costello.



Aventura cuyo guión de Fernando Osés, se resume a varias corretizas. Corretiza de los esbirros de la Dra. Frankenstein para atrapar a la novia de El Santo (Sexy piernuda Anel Noreña) y obligarlo a ir a buscarla al laboratorio con aparatos de foquitos, en donde recluido en una celda, se encuentra Ursus- vaya a usted a saber por qué en algunas escenas lo llaman Truxon- suerte de monstruo de Frankenstein, cruza de hombre panzón con gorila, con quien El Santo se aventará un tiro que promete mucho pero que, no pasa de una serie de empujones. Mi gran reclamo hacia éstas películas, es que El Santo, quien se presume tiene una extensa gama de recursos luchísticos se limita a repartir cachetadas guajoloteras, guardándose los topes suicidas y las patadas voladoras para el ring. 



Escape suicida de El Santo,su novia y había olvidado mencionar a su también buenona cuñada, de las garras de la Dra. Frankenstein. Escenas de relleno como aquella en la que, evocando el cuento de Blancanieves, Freda hipnotiza a la chavala del plateado para que vaya, le saque los ojos y se los entregue dentro de un cofrecito. Por desgracia, no es posible saber si por apatía, prisa, economía de medios o de plano por la incapacidad del director, se hace un grotesco corte, y en la escena siguiente ya vemos a El Santo -previo engaño infantiloide- encarando a la villana "Mandaste a que me sacaran los ojos pero pudo más el amor de mi novia que tus hechizos" (¿¿??)




Cine de diálogos reiterativos, situaciones y lugares comunes: novia secuestrada, emboscada en paraje solitario, experimentos para revivir muertos, lucha de campeonato para cerrar con broche de oro, galanteos cursi-sangrones ("No tengas miedo, los coyotes solo atacan a otras manadas, no a las muchachas guapas"), gore cortesía de pinturas Vincí, y organito interpretando melodía propia de un Spaguetti Western.

Otro intento burdo de emular el estilo característico de la Casa Hammer que, a pese a todo, dio para hacer una veintena más de títulos del enmascarado.

domingo, 31 de mayo de 2015

SANTO Y BLUE DEMON EN EL MUNDO DE LOS MUERTOS (1970)

Título que inevitablemente remite a cualquiera de las películas de George A. Romero acerca de muertos vivientes, donde si bien aparecen algunos zombies deplorables, en realidad va de otra cosa ¡Y qué cosa Dios mío! Juro que André Breton, Luis Buñuel, Salvador Dalí y un William Burroughs con doble dosis de morfina y ahogado en alcohol, no hubieran conseguido crear juntos una trama tan surrealista, delirante y descabellada.

Al inicio de la película en el contexto del México colonial,  uno de los ancestros de El Santo, ataviado con sus tradicionales mallas plateadas pero armado con florete, cual si fuera una parodia del Don Juan Tenorio de José Zorrilla, combate a la demoníaca bruja Doña Damiana (Pilar Pellicer). Como sus esbirros le son de poca ayuda, la susodicha invoca al mismísimo Belcebú para que le envíe a un aliado que esté al nivel del ídolo de los encordados, ese socio resulta ser "el manotas" Blue Demon. Nótese el supuesto ingenio del guionista Rafael García Travesi, para aprovechar el mote del demonio azul, quien, como en muchas otras ocasiones queda relegado a hacer el papel de un achichincle sin importancia. Primera mitad que parece interminable hasta que la bruja vencida por El Santo (católico y apostólico), lanza una maldición a éste y a todos los descendientes de los responsables de chamuscar a su secta satánica. Curioso caso el del padrecito (Guillermo Álvarez Bianchi) en quien también cae esa maldición. Por lo menos, mojigatos no eran.



Segunda mitad donde la brujería, las posesiones diabólicas y las citas religiosas del padre ultra-conservador, se mezclan con las obligadas luchas de dos a tres caídas sin límite de tiempo metidas a la de a fuerzas. 

Cinta accidentalmente dadaísta, que recuerda esos experimentos que consistían en recortar frases inconexas de una publicación, para luego unirlas y "ver que sale". Escenas oníricas (la pesadilla de quien cenó demasiado), en las que por obra y gracia del director Gilberto Martínez Solares, Santo el enmascarado de plata desciende a los infiernos dantescos, vil robo de un documental sobre la erupción de un volcán. Mención aparte, la inserción de una escena real en la que los espectadores somos testigos de una operación a corazón abierto. Así es, el paciente que se presume se trata de El Santo, es abierto por la mitad en momento gore impactante/repulsivo/sorprendente, que quita el aliento, para luego provocar la risotada cuando el luchador sale del hospital como si nada.



Coreografías luchísticas de risa loca en escenarios de cartón-piedra, "musicalizadas" por el increíblemente multi requerido Gustavo Carrión y sus deplorables arreglos (percusiones que no vienen al caso y lamentos de ultratumba que no asustan pero cómo fastidian). 

Solo para amantes del cine bizarro.

"De ninguna manera volveré a ver una película de El Santo, no soporto ver algo más surrealista que mis pinturas"

Salvador Dalí 
(No lo dijo, pero seguro lo pensó).
-------------------------------------------------------------------------------
BlogCinefantástico agradece el patrocinio de Películas de Terror.

domingo, 24 de mayo de 2015

AVENGERS: LA ERA DE ULTRÓN (2015)

Tras lo que me pareció una larga espera, por fin tuve la oportunidad de ver la que en mi humilde opinión, es la película más entretenida de los vengadores contando las cintas en donde cada uno aparece por separado. Avengers: La era de Ultrón es la quintaescencia del cine palomero, dos horas de acción interminable, un espectáculo visual de altas escalas, con una clara intención: complacer a la audiencia al 100%.

Complaciente, porque para empezar, pone en charola de plata para beneplácito de las damas, un buffete de galanes musculosos (Chris Evans, Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, etc). Mientras que a los amantes de la belleza femenina nos basta y sobra con la cachondería que destila en cada acrobacia, la rubia -aquí pelirroja- Scarlett Johansson.


Complaciente, porque hace uso de todos los medios digitales disponibles para crear una destrucción de proporciones apocalípticas, tal cual lo hemos visto infinidad de veces en los comics originales. Maravillosa esa recreación de Hulk escalando edificios que se derrumban a medida que va subiendo (me hace olvidar a aquel risible Lou Ferrigno que solo cargaba refrigeradores).


Complaciente, porque recurre al humor sano que hace de la cinta un producto digerible para niños, adolescentes y adultos, fin que por obvias razones conviene a la productora. De acuerdo, los que nos quejábamos de que la personalidad de los superhéroes fue alterada para quitarles algo de seriedad, ya entendimos que es una cuestión de mercadotecnia. Aquí entre nos, no termina por gustarme ver a Capitán América y a Thor con actitud de Mirrey en antro fresón. Pero en fin, así las tendencias.


Complaciente, porque - y está parte creo que fue perfectamente pensada - cumple el sueño guajiro de los miles de geeks y nerds admiradores del comic, de ligarse a la Viuda Negra, quien teniendo a su disposición a por lo menos tres carilindos fortachones, se decanta por el tímido Dr. Banner, al reconocer que cerebro mata carita, gesto que hace suspirar e ilusionarse a más de uno.

Y finalmente, complaciente porque cumple con lo esperado. ¿Una gran historia? En absoluto ¿Profundidad en el desarrollo de los personajes? Tampoco. ¿Un aporte destacado al subgénero? Menos. Pero sinceramente, ¿A quién le importa? Si lo que se desea, es poner la neurona a descansar y disfrutar la función acompañado de un vasote de refresco y unas palomitas.

------------------------------
BlogCinefántastico agradece el patrocinio de Películas de Terror.

sábado, 16 de mayo de 2015

THE BABADOOK (2014)


Con más de una treintena de premios recibidos y los comentarios favorables de figuras como Wes Craven y Stephen King, The Babadook es una película australiana que cuenta la historia de Amelia (una extraordinaria Essie Davies) y Samuel (un correcto Noah Wiseman), madre e hijo que parecen confinados a padecer un eterno dolor. La mujer incapaz de superar la muerte de su esposo en un trágico accidente, y el niño con severos problemas de conducta, que se agravan con la presunta presencia de un monstruo salido de las páginas de un extraño libro... el cual dista mucho, de ser infantil.

Ya se ha vuelto una costumbre que los realizadores debuten en el espectro cinematográfico con una obra del socorrido género de horror, tal es el caso de la también actriz Jennifer Kent, quien, se adentra en la psique de dos personajes tan desquiciantes como retorcidos, encargados de recordarnos que los peores miedos no vienen del exterior, sino que se encuentran en el interior de nosotros mismos. Lejos de lo que pudiera pensarse, Kent se aleja de los tópicos de casas embrujadas y posesiones diabólicas para sumergirnos en una trama que, más allá de ser terrorífica, termina por agobiar y aturdir al espectador (en el mejor de los sentidos). Para ello se vale de una atinada dirección, que guardando las distancias, se ve influenciada por la mano de expertos creadores de ambientes enfermizos como Roman Polanski y David Lynch. En otras palabras y pese a algunos momentos sobrenaturales, The Babadook es un thriller psicológico, lo que aclaro porque el trailer deja entrever que el asunto va en la línea de cintas como Boogey man (2005) o Mente siniestra (2005) y no, no es por ahí la cosa o por lo menos, no como nos lo han contado cientos de veces. 

Ni siquiera es la figura de ese ser llamado Babadook -que por cierto me recuerda mucho a un personaje interpretado por Lon Chaneyquien nos brinda los momentos más angustiantes, tampoco son las paredes que se desquebrajan, ni el dichoso libro con ilustraciones macabras. Lo que en verdad aterroriza, es la relación que se va tornando más enfermiza e insostenible entre la madre y el hijo. Acaso si la tristeza y la felicidad son sentimientos que se contagian y se comparten ¿Lo mismo sucede con la locura? 

Al final, la cinta no deja cabos sueltos, pero si algunas reflexiones sobre la demencia como consecuencia del rechazo social, la destrucción del vínculo familiar y la incapacidad de sobreponerse a una pérdida irreparable.

Buena opera prima. Les suplico NO se haga una secuela.

sábado, 2 de mayo de 2015

LA CASA DEL FIN DE LOS TIEMPOS (2013)


Una mujer regresa a casa después de cumplir una condena de 30 años por haber asesinado a su esposo e hijo. Pero el recuerdo del crimen viene acompañado de otros más, relacionados con una serie de sucesos sobrenaturales cuya explicación se encuentra entre las paredes de la vieja casa.

Anunciada como la primera película venezolana de horror y ganadora del Screamfest 2014 al mejor director, La Casa en el final de los tiempos, es una muestra de lo que puede conseguirse con un presupuesto modesto, un guión inteligente del que entre menos se sepa es mejor y una equilibrada dosis de suspenso y drama, pero no del drama lacrimogeno y telenovelero, sino del que conmueve y ayuda a que el interés aumente conforme avanza la trama.


Un cuento de fantasmas que, por el título puede hacer pensar al espectador que se trata de una adaptación de la novela La casa en el confín de la tierra de William Hodgson; no es el caso aunque, coincidentemente hace unas semanas leí esa obra y ambas guardan algunas similitudes, pero en fin, ya sabemos que no hay nada nuevo bajo el sol.  Ojo, cabe advertir que si los primeros diez minutos no son suficientes para atrapar su interés o peor aún, les dejan la sensación de que ya conocen la historia de memoria, se está ante un error, porque es a partir de ese momento cuando inician los misterios y las interrogantes, con su respectiva cuota de sustos, claro. Vale la pena ser paciente.


De cualquier manera, y aunque la película del director debutante Alejandro Hidalgo no puede evitar por momentos traer a nuestra memoria otros ejemplos recientes del mismo género como El orfanato (2007) y El sexto sentido (1999), la cinta destaca por méritos propios, ya que como bien ha mencionado Hidalgo "Ya sabemos como reaccionan los personajes en las películas gringas, ahora hay que ver cómo lo harían los venezolanos". Atinado comentario y con el que coincido totalmente, ya que se nos ofrece la perspectiva de una familia latinoamericana, olvídense de la pareja e hijos modelos que parecen sacados de un catálogo de ropa. Tenemos a una madre de aspecto descuidado que está entregada al cuidado de los hijos, misma a quien, cuando la historia se traslada al presente, vemos como una anciana decrépita, gracias a un buen trabajo de maquillaje, ya que he podido constatar que la actriz Ruddy Rodríguez, no está nada despreciable. El padre por su parte, es un tipo del montón, que como cualquier otro ha decaído en su estado de ánimo por la falta de empleo, lo que a su vez repercute en su matrimonio. La familia la completan los hijos, dos chavales a quien hay que agradecer lo mesurado de sus actuaciones y la naturalidad frente a la cámara (el punto débil de muchas producciones que incluyen niños).

En el aspecto técnico es donde la película encuentra la clave de su éxito, es notorio que Hidalgo se tomó en serio la realización, dándose a la tarea de planear con exactitud las tomas, los planos, la iluminación, la fotografía, la música y el sonido, consiguiendo al final por medio de una cuidada edición, embonar un rompecabezas al que no le faltan ni le sobran piezas. 

Confieso que antes de ver la película y ya pensando cómo iniciaría mi comentario sobre la misma en éste blog, venían a mi mente palabras como "intento", "tentativa", "ensayo", pero ahora opino que la opera prima de Alejandro Hidalgo, tiene el nivel para ser criticada con los mismos parámetros que cualquier otra película sin importar su nacionalidad. 

Con apenas 28 años de edad y un éxito en su primera incursión cinematográfica, creo que Hidalgo es alguien a quien vale la pena seguir los pasos.
--------------------------------------------------------------------
Blog Cinefantástico agradece el patrocinio de Películas de Terror.